UPTIC

Información

Usuarios
5
Artículos
409
Visitas
333067
IP: 54.80.211.135
Country: United States
×

Mensaje

Directiva Europea sobre Privacidad

Unión Profesional emplea -cookies- para gestionar la autentificación, navegación y otras funciones. Para usar nuestro sitio web, Vd. debe aceptar que nosotros instalemos este tipo de -cookies- en su equipo

Ver los documentos sobre política de privacidad

Vd. ha rechazado el uso de -cookies-. Esta decisión puede revisarla.

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El General del General es la mujer del General. En el caso que nos atañe, en la Corporacion RTVE, es la secretaria del Directivo. Ella es la que controla la agenda, determina quien tiene acceso, quien puede hablar con el Directivo, quién puede dejar mensajes y recados.

La General del General es la Administativa del General, hasta aquí hemos llegado, no existen secretarios, son todas secretarias resabiadas, con el colmillo retorcido, heredadas de un anterior cargo similar, Montse Abbad, pegadas al sillón de la antesala del general, solo por un triste "plus". Esta es la situación pedestre, arcaica, tercemundista de una empresa anclada en la época prefranquista, de Primo de Rivera o incluso anterior a Fernando VII o a Isabel La Católica. Esta es la empresa que sufrimos. Nos referimos al despacho del Sr. Ujados, que es persona accesible, simpática y hasta con empatía con quien le conoce. El Sr. Ujados se ve ninguneado por una secretaria, la pobre, que determina quién puede verle y quien no. Asi es la vida en la tele, cuando un trabajador de a pie quiere ver al gran jefe y observa como una cita pometida se demora sine die. Se llama Carmen, evitaremos el apellido para no dar pistas sobre el despropósito. Resulta alucinante tener que sopotar una situación absurda. Los trabajadores que proponen ideas son evitados en pro de las productoras, que al revés, tienen rápido y fácil acceso para defender la "m" que proponen, para llevárseolo doblado, para levantarse 250 euros por mozo/día y 75.000 euros por debate, así están las cosas. Mas de lo mismo. Una situación que toca a su fin, por fín, doble fin.

Ningún jefe aguanta un cuarto de legislatura, el tiempo necesario para ningunear a los trabajadores, tervgiversar la información, figurar, solo figurar, así es la realidad del Ministerio de la Televisión Pública en España.

Así con estos mimbres, es menester que muchos partidos, busquen cerrar un servicio público esencial que es víctiva de los torticeros trabajadores que hacen la cama a los privatizadores y que evitan que los jefes se den por enterados de las citas que determinan, o es que ¿existe algún tipo de restricción a los trabajadores por razones sindicales o políticas?. ¿Existe una sesgo ideológico?, esperemos que no. Pero los días están contados, poco queda, el verano toca a degüello, las cabezas se preparan para caer al cadalso.  La triste realidad, el agua de borrajas donde la gestión pública consiste en pasar, como el agua de los rios que va a la mar.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Privacidad

Vd. ha permitido instalar -cookies- en su ordenador. Esta decisión puede cambiarse.