UPTIC

Información

Usuarios
5
Artículos
403
Visitas
490150
IP: 54.208.73.179
Country: United States
×

Mensaje

Directiva Europea sobre Privacidad

Unión Profesional emplea -cookies- para gestionar la autentificación, navegación y otras funciones. Para usar nuestro sitio web, Vd. debe aceptar que nosotros instalemos este tipo de -cookies- en su equipo

Ver los documentos sobre política de privacidad

Vd. ha rechazado el uso de -cookies-. Esta decisión puede revisarla.

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

La ventaja de las películas mudas consistía en la capacidad de transmitir un mensaje sin necesidad de crear una ambigua interpretación de las palabras y los rótulos, cuando los había, eran tan descriptivos que apenas provocaban el sonrojo.

Ahora la pobre Mariló, conocida por su brillante capacidad de querer decir lo que no llega a articular y al hablar, sobre lo que realmente piensa, confunde las edades de la humanidad con las edades de la mujer y las freidoras con las colchonetas de playa, ¡Que mas dá!.

Mariló, con ese nombre de galleta, es muy graciosa y Ana Obregón lo es menos, puestos a comparar, las dos han envejecido enormemente y si bien el vino gana en sabor hasta que se pasa, las personas obtienen texturas hasta que se arrugan como un higo. La televisión de baja definición física e intelectual tiene ese aspecto brillante que proporciona la luz, el maquillaje y la peluquería y pocas mujeres resisten una simple mirada fuera de las cámaras cuando alguien tiene la oportunidad de observar a las denominadas "celebrities" bajo la luz natural del sol, en plena calle y sin mas pátina sobre la piel que el agua de una primera ducha, es entonces donde la belleza mediática se convierte en el aspecto real y la "sex-simbol" parece alguien que surge en la negritud del tunel del tren de la bruja.

Las mujeres no pueden hablar de su edad, ni del dinero, dice Obregón, una respuesta muy acorde con los procesos abiertos contra la infanta, que no sabe sobre dinero nada y menos sobre el tiempo que ha pasado sin enterarse pero... es la pregunta de Montero donde saltan las chispas intelectuales al referirse de forma sana a la edad mental de Obregón, una pregunta muy bien hecha y del estilo directo de Mariló que para eso está en programas en directo.

Obregón sigue sin contestar, evita decir lo que todo el mundo sabe, que un cuerpo marchito nunca cumple años mentales, solo físicos, de ahí que no sea capaz de enfadarse y siga recalcando que no se habla de la edad física de una mujer.

Fuente: Abc

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Privacidad

Vd. ha permitido instalar -cookies- en su ordenador. Esta decisión puede cambiarse.