UPTIC

Relacionado con:

Información

Usuarios
5
Artículos
403
Visitas
445648
IP: 3.80.160.29
Country: United States
×

Mensaje

Directiva Europea sobre Privacidad

Unión Profesional emplea -cookies- para gestionar la autentificación, navegación y otras funciones. Para usar nuestro sitio web, Vd. debe aceptar que nosotros instalemos este tipo de -cookies- en su equipo

Ver los documentos sobre política de privacidad

Vd. ha rechazado el uso de -cookies-. Esta decisión puede revisarla.

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Una película que despierta pasiones y rechazo al tiempo, pero sobre todo, una metáfora sobre la percepción de la realidad que nos lleva a representarnos un escenario político cuando menos curioso. El resultado es dificil de analizar y nos lleva a especular sobre el futuro inmediato. Como su nombre indica, si ampliamos nuestro cliché fotográfico, veremos un muerto entre los árboles, el presidente de RTVE, y dos testigos Somoano e Ignacio Corrales que tiene apenas unos minutos de cortesía para seguir al frente de la televisión pública.

El PP y el PSOE no tienen comunicadores, tienen políticos del aparato, apparatchik diría un rusófilo. El resto de partidos han dispuesto de candidatos mas mediáticos, Javier Nart es ampliamente conocido por sus intervenciones televisivas, Iglesias es promocionado recientemente por su capacidad de enganchar al público, ha montado el partido en cuatro meses gracias a sus apariciones en televisión, UPD e IU siguen con su inercia electoral. Lo que ha quedado patente es la importancia que, aún hoy, tiene la televisión y de como esta puede determinar el resultado de unas elecciones, algo que el Sr. Rajoy no ha querido ver y Echenique y Somoano no han sabido manejar, al margen de la escasa calidad mediática de la telefonista de Ferraz y el empresario de la Bahía de Algeciras y sus vidas planas en comparación con la de los candidatos revelación.

El Gobierno no maneja nada bien la situación, todos queremos a Groucho y le recordamos, pero Harpo nunca será recordado por sus brillantes discursos, por mucho que toque bien el arpa. No tenemos un político, tenemos una mueca, un rostro impenetrable y nada apasionado, con una voz plana y un discurso monocorde, no existen contrastes, no hay pasión, algo que sin embargo si ponen sobre el tapete los candidatos del resto de partidos.

La televisión sigue haciendo "carne" en el electorado y Televisión Española que otrora fuera la panacea de Zapatero, se ha convertido en la tumba de Rajoy. Solo queda que el estúpido y simple análisis sobre el resultado que ha hecho el PP pase factura a los estrategas de la tele pública y de paso se remodela el gobierno para buscar una salida airosa al presidente.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Privacidad

Vd. ha permitido instalar -cookies- en su ordenador. Esta decisión puede cambiarse.